Home / Remedios Naturales / Los mejores remedios para la tos nocturna

Los mejores remedios para la tos nocturna

La tos es un acto reflejo de nuestro organismo. Sucede para tratar de despejar las vías respiratorias de sustancias extrañas como el polvo o la mucosidad.  Y cuando la tos aparece durante la noche suele ser muy incómoda.

Existen dos tipos de tos:

La tos seca:

La que no va acompañada de mucosidad y nos provoca molestias en la garganta.

La tos con flema:

La que va acompañada con moco. Este tipo de tos es propia de los fumadores y de las personas que sufren de asma.

Remedios caseros para la tos nocturna

En este artículo te mencionaremos algunos remedios caseros para aliviar la tos nocturna:

  1. El uso de la cebolla

Se ha comprobado que la cebolla contiene compuestos azufrados que alivian la tos durante la noche. Su aplicación más popular es cortar una cebolla por la mitad, colocarla en un recipiente cerca de la cama del enfermo. El olor de la cebolla aporta sus propiedades logrando el cese de la tos.

  1. Zumo de limón con miel

Para la tos nocturna se recomienda beber agua caliente con zumo de limón y miel. La bebida caliente relaja las tensiones musculares agotadas por el esfuerzo diurno, la miel tiene un potente efecto antibacteriano y suaviza las mucosas. El limón añade el efecto antioxidante de la vitamina C.

  1. Pasta de almendras con miel

Poner nueve almendras a remojo en agua (que las cubra solamente). Luego machacar las almendras con la mano del mortero hasta dejar una pasta. A esta pasta se le añade miel y se toma como remedio para la tos seca, antes de disponerse a dormir. Es un remedio casero que previene la tos nocturna.

  1. El chocolate negro

Si presentas una tos nocturna que no te deja descansar, un remedio casero es el chocolate negro en pequeñas porciones. Con esta receta cesa la tos, especialmente cuando esta es de tipo seca.

  1. Inhalaciones

Antes de disponerse, a dormir hacer inhalaciones con agua hirviendo (que emana vapor) y en el agua poner dos cucharadas de sal para hacerla salina.

  1. Jarabe de rábano

Para prevenir la tos nocturna se recomienda el jarabe de rábano después de la cena. La receta consiste en rallar un rábano sobre una taza y dejarlo varias horas con agua caliente, azúcar y miel. De este líquido una vez frío tomar dos cucharadas pequeñas.

  1. Masticar ajo o cebolla

Aunque no deja un agradable aliento si es efectivo, para controlar la tos durante la noche. Si la tos se presenta mientras duermes y no hay señal en que esta va a desaparecer, lo mejor es acercarse a la cocina y comer dientes de ajo hasta que la tos desaparezca. Si no tiene ajos, la cebolla puede lo puede sustituir.  Tanto la cebolla como el ajo son útiles contra las afecciones de garganta.

About VidaNatural

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *